Los tres rumbos de las inversiones

237
0
SHARE

Cuando de armar nuestro portafolio de inversiones se trata más allá de saber seleccionar los activos financieros adecuados, debemos establecer nuestro horizonte de inversión. Es decir, en cuánto tiempo voy a invertir mi capital y el para qué lo quiero.
Ya que si optamos por un horizonte de inversión a largo plazo y luego queremos disponer de nuestro dinero en menos tiempo corremos riesgo de hacer una mala jugada.

Es por ello que debemos de asesorarnos lo mejor posible, a fin de escoger a medida los mejores instrumentos para nuestro perfil (Conservador, moderado o riesgoso).

En nuestra cartera de inversión deberián estar tres etapas para poder diversificar nuestros ahorros.

Una de ella es la inversión a corto plazo. Esta nos permite sacar una renta para gastos básicos, las vacaciones, la cubierta del auto, el colegio de lo niños etc. Por lo general son activos con mucha liquidez. Cuando hablamos de corto plazo, el tiempo está calculado por meses de inversión.

A diferencia del anterior el mediano plazo es un poquito mas extenso va de 3 a 10 años. Un ejemplo para estos activos puede ser: comprar una propiedad, cambiar el auto, la universidad de los hijos. Son objetivos financieros a cumplir en ese rango de tiempo. Claramente son un poco mas grande que los anteriores y necesito planificar un poco más.

Y por ultimo y no menos importante están las inversiones a largo plazo. Este rubro es muy rentable y poco apetecido por el inversor ansioso. Entendamos que no existe formula secreta para armarse de un capital de la noche a la mañana. Ya que siempre, pero siempre necesitaremos tiempo.

Sino estaríamos exponiendo nuestro capital a una inversión con mucha volatilidad. Muy similar a una montaña rusa, sube y baja. En el mercado de capitales las decisiones se basan en los históricos y con ello se proyecta a futuro. En este segmento son muy comunes los fondos de ahorros para construir un capital y los seguros de retiro.

También es cierto que hay inversiones para todos los gustos y perfiles.
Está el inversor que es más conservador y opta por ganar poco, pero constante y no arriesgar mucho. Tiende a irse por activos de renta fija, tales como bonos, plazos fijos etc…

Aquel que se la juega un poco más y apunta a tener un portafolio mixto. Un poco de activos de renta variable y unos cuantos de renta fija. Básicamente incluye acciones, plazos fijos y bonos… y por ultimo los considerados kamikaze o riesgosos. Este grupo se caracteriza por conseguir grandes ganancias cuando de renta se trata y por consiguiente grandes perdidas cuando las cosas no marchan muy bien.

Es por ello que antes de empezar a invertir nuestros ahorros debemos educarnos y asesorarnos para elegir que rumbo vamos a tomar. Nuestra inversión debe de estar alineada a los objetivos que deseamos cumplir. Ya sean a corto, mediano o largo plazo.

De acuerdo en qué etapa de tu vida te encuentres le darás prioridad a uno u otro.

 

Lo ideal es que contemos con una cartera diversificada y que cumpla con activos que respondan a nuestro horizonte de inversión. Si puedes posicionarte en los tres rumbos sería perfecto.

Imagina separar tu inversión en tres cochinitos uno a corto plazo otro a mediano y otro a largo. Así tendrás completo el rubro y generarás ganancias para cada etapa de tu vida.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here