Home Finanzas Personales Débito o crédito: ¿Cuándo usar cada una de estas tarjetas

Débito o crédito: ¿Cuándo usar cada una de estas tarjetas

2
0
SHARE

Débito o crédito: Conoce los conceptos detrás de las tarjetas, sus ventajas, diferencias y cuándo es mejor usar cada una.

El uso de tarjetas es cada vez más popular entre los consumidores. El efectivo ha ido tomando un rol secundario  ¡ y como no! si la tecnología ha hecho de las suyas en todos los ámbitos y el financiero no iba a ser la excepción.

Click To Tweet

La mayoría de los argentinos utilizan cada vez más tarjetas de crédito y débito para realizar sus compras. Sin embargo, no es raro preguntarse si es mejor pagar con débito o crédito.

Y esto es absolutamente correcto, porque esta no es una decisión sin importancia.

Resulta que a menudo esta pregunta solo existe porque no comprendemos cómo funcionan y cuáles son las ventajas de estas dos formas de pago.

 ¿Cuándo usar cada una de estas tarjetas? 

Esto es exactamente lo que te mostraré en el artículo de hoy,  ambas tarjetas tienen funciones relevantes y pueden ser grandes aliados de una buena planificación financiera.

Tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito es un método de pago que se ha vuelto muy popular en los últimos años y ha ido ganando más espacio entre los consumidores.

Algunos factores contribuyeron a esto:

  • Facilidad de pago, especialmente para productos de alto valor.
  • Acceso más viable (además de bancos, tiendas y supermercados también ofrecen sus propias tarjetas para atraer más clientes y, a veces, con condiciones más flexibles);
  • Mayor seguridad en las compras en línea y conveniencia.

Además, en muchos casos, las tarjetas de crédito son el único medio posible para realizar el sueño de un consumidor, al menos para una gran parte de la población.

También te puede interesar

¿Cómo funciona?

En esencia, una tarjeta de crédito no es más que un préstamo que una institución financiera otorga a su cliente. Este debe pagar el dinero dentro de un período predefinido (fecha de vencimiento de la factura) si no desea pagar intereses, los cuales son altísimos, por cierto.

Por lo general, el usuario quiere comprar un producto o servicio en un momento dado, pero no tiene dinero para ello, y es entonces cuando hace uso de la tarjeta de crédito.

Por esta razón, algunos lo llaman “Haz realidad tu sueño ahora y paga después”.

Modalidades de tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito pueden ser de dos tipos: básicas y diferenciadas.

El básico es el que se usa solo para el pago de productos y servicios. Ya lo diferenciado, además de esta función,  está asociado con los programas de recompensa.

Por lo tanto, ofrece beneficios adicionales como: descuentos en compras, programas de puntos , seguro de viaje, etc.

Ventajas de la tarjeta de crédito

Es posible comprar sin dinero

Como ya mencioné, esta es una gran ventaja, ya que puedes comprar lo que quieras incluso “sin tener dinero” o saldo disponible en tu cuenta bancaria.

Plazo más largo para pagar

Dado que la factura se paga solo una vez al mes, dependiendo de la fecha de compra del producto o servicio, podrás pagar días posteriores a la compra.

Préstamo sin intereses (en caso de pago total):

Si pagas el monto total de la factura en la fecha establecida, no tendrás que pagar intereses, solo pagarás el monto de tus compras;

Programa de acumulación de puntos

Si tu tarjeta tiene este beneficio ganarás puntos a medida que realices compras, estos pueden canjearse por premios al alcanzar un monto determinado.

debito o credito

Pago en cuotas

Otro beneficio muy interesante es la opción de pagar grandes cantidades en varias cuotas (12 ,24 o incluso 48, lo que generalmente hace que el pago sea mucho más fluido) y en algunos casos “sin intereses”.

Es decir, en realidad, cuando se ofrece la opción sin intereses, no se incluyen intereses explícitos debido a pagos a plazos.

Tarjeta de débito

Este tipo de tarjeta se usa cuando una persona tiene dinero en su cuenta bancaria, para pagar un producto o servicio en particular que desea comprar y no quiere (o no tiene que) retrasar el pago.

Por lo tanto, la tarjeta de débito a menudo es muy útil para aquellos a quienes les gusta tener un control financiero más estricto, siempre respetando los límites de sus presupuestos, ya que no es posible gastar dinero que no tiene.

¿Cómo funciona?

Como mencioné anteriormente, para que puedas usar la tarjeta de débito, debes tener dinero en tu cuenta bancaria.

Este requisito es necesario porque al realizar una compra con la tarjeta de débito, el dinero se retira automáticamente del saldo de tu cuenta disponible, lo que en la práctica actúa como un retiro.

Por lo tanto, las compras con tarjeta de débito siempre están a la vista y sin la posibilidad de pagos a plazos, ya que esta forma de pago solo se puede usar siempre que tengas un valor suficiente para hacer la compra.

Ventajas de la tarjeta de débito

Ausencia total de interés.

Como solo compra efectivo, nunca tiene que pagar intereses;

Conveniencia

Cuando uses débito, no tienes que preocuparte por ir a un cajero automático para retirar dinero;

Control más efectivo del gasto.

Nunca gastaras más dinero del que posees, lo que te ayuda a mejorar tu control financiero y evitar gastos innecesarios ;

Seguridad

En cuanto a las compras a través de débito, es mucho más difícil clonar la tarjeta.

Cuidado con el sobregiro

Aquí hay una advertencia!

Si se activó el sobregiro de tu cuenta y utilizas tu tarjeta de débito sin saber cuánto dinero tienes disponible,  y estás gastando más de lo que tenías, el dinero restante para realizar tu compra se deducirá del sobregiro, al igual que un préstamo.

Recuerda:  El interés en este tipo de préstamo también es bastante alto y puede terminar complicando tus finanzas.

Por lo tanto, siempre es bueno conocer tu estado de cuenta cuando utilizas esta forma de pago.

Pero, ¿cuándo es mejor usar cada una de las cartas?

Una vez que comprendas cómo funcionan y cuáles son las principales ventajas de cada una de estas formas de pago, es más fácil establecer en qué situaciones se deben utilizar.

Compras diarias

Idealmente, deberías usar tu tarjeta de débito, ya que evitarás gastar dinero que no tienes en gastos que no son realmente necesarios.

Productos o servicios de mayor valor

Por lo general, estos gastos están relacionados con el ocio o el sueño del consumidor y son más costosos, lo que dificulta el pago del monto total. 

En estos casos, es más factible usar la tarjeta de crédito, ya que podrás comprar lo que desees y podrás aplazar / posponer el pago a través de cuotas.

Recuerda que si eliges esta alternativa, debes buscar productos o servicios en los que al menos puedas pagar “sin intereses” y no con cuotas fijas.

Obteniendo Descuentos

Cuando se trata de descuentos, generalmente solo es posible usar el pago a través de la tarjeta de débito.

Hay descuentos que sólo se hacen efectivos si usas la tarjeta débito o efectivo.

Posibilidad de recompensas

Si además de los descuentos, estás buscando otros beneficios al realizar una compra, como poder ganar puntos para canjearlos luego por boletos de avión, entonces debes usar tu tarjeta de crédito con más frecuencia.

Digo esto porque la mayoría de las tarjetas de crédito de hoy están vinculadas a programas de puntos o millas y prometen otras buenas recompensas como descuentos en cines o tiendas asociadas.

Sin embargo, ten cuidado de no gastar compulsivamente solo para ganar más puntos, el costo-beneficio no es bueno.

Problemas con la deuda o el consumismo.

Si ya estás endeudado, debes dejar de usar tu tarjeta de crédito. Ya que si continuas usándola puede empeorar tu situación financiera.

¿Cómo controlar el gasto en tarjetas de débito y crédito?

Para que los gastos de tu tarjeta no excedan tu presupuesto ni perjudiquen tu planificación financiera, es fundamental que sigas algunas pautas:

debito o credito

  • Si prefieres otros medios de control, como hojas de cálculo o incluso el viejo cuaderno, es esencial que los mantengas al día registrando todos tus gastos.
  • Si no tienes una app  para registrar tus transacciones  en tiempo real, vigila de cerca todos los montos pagados y guarda el comprobante de compra para su posterior verificación;
  • Controla tu estado de cuenta bancario y tus facturas cuidadosamente, verificando si los montos contabilizados realmente ocurrieron, ya que a veces hay cargos incorrectos.
  • Establece un límite en los cargos de tu tarjeta, especialmente las tarjetas de crédito, ya que básicamente funciona como un préstamo y tendrás que pagar la factura el próximo mes.

Independientemente de cómo pagues tus compras, la lección principal es darle la importancia adecuada a tu control financiero, ya que es fundamental que sepas exactamente a dónde va tu dinero.

Es bastante cierto que para situaciones específicas puede ser mejor usar cualquiera de las tarjetas. Sin embargo, si tienes una planificación financiera adecuada, puedes usar ambas herramientas sin ningún problema.

El consejo final, si utilizas con frecuencia tu tarjeta de crédito, evita caer en cuotas impagables y aléjate de pagar el saldo mínimo. Sino estarás haciendo un atentado contra tu bolsillo.

Facebook Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here